FOIE GRAS: Paté de Foie

QUÉ ES EL FOIE GRAS

Granja en Francia © Stop Gavage

El Foie gras (literalmente ‘hígado gordo’) es el hígado enfermo de una oca o un pato que ha sido obligado a ingerir comida varias veces al día, mediante un tubo metálico, de unos 20 a 30 cm de largo, que se introduce a través de su garganta y hasta el estómago.

Para obligar a su cuerpo a producir foie gras el ave debe tragar en pocos segundos una enorme cantidad de grano. La consecuencia es que su hígado crece hasta diez veces su tamaño normal, y el ave enferma de esteatosis hepática. Un hígado normal pesa unos 50 gramos, pero para obtener la denominación de foie gras, las normas de esta industria alimenticia exigen que alcance un mínimo de 300 gramos.


A la izquierda, hígado de un pato normal

A la derecha, hígado de un pato para foie-gras

© Stop Force Feeding

Si el ave lucha por liberarse cuando el tubo atraviesa la garganta, o si el esófago se contrae por inducción al vómito, corre el riesgo de asfixia y de perforación del cuello.

La introducción del tubo provoca lesiones acompañadas de infección por gérmenes y una inflamación muy dolorosa. La alimentación no equilibrada, y forzada en cantidad, provoca con frecuencia enfermedades del sistema digestivo potencialmente mortales.

Inmediatamente después de cada sesión de alimentación forzada el ave sufre ahogo y diarrea. El crecimiento anormal del hígado le impide respirar y hace que todos sus movimientos sean extremadamente dolorosos.

Si este tratamiento se realiza de forma continuada, provocará la muerte de los animales. Se llevan al matadero antes de que la muerte les llegue como consecuencia de lo que les han hecho.

Sin embargo, los más débiles ya llegan a la sala del matadero en estado agonizante, y muchos de ellos ni tienen tiempo de ser rematados allí: el índice de mortalidad de estas aves es entre diez y veinte veces más alto de lo normal durante el periodo de alimentación forzada.

SUFRIMIENTO CONCENTRADO

La violencia inherente a la producción del foie gras justificaría por sí misma la prohibición. Pero para muchos de estos animales, el infierno que atraviesan no se limita a la brutalidad de la alimentación forzada. A muchos de ellos se les arranca parte del pico sin anestesia, con unas tenazas o unas tijeras.

Es propio de los patos pasar gran parte de su vida en el agua. En estas “granjas”, muchas aves están encerradas en cobertizos, dentro de cajones en los que el suelo de tela metálica les destroza las patas.

Las cajas son tan diminutas que las aves no pueden ni darse la vuelta, y mucho menos levantarse o agitar las alas. Muchos de los que sobreviven hasta llegar al matadero sufren fractura de los huesos durante el transporte y la manipulación, y todo esto para que finalmente los agarren por el cuello y los electrocuten antes de cortarles el cuello. Las hembras se suelen triturar vivas o se gasean al poco de nacer, porque su hígado tiene más venas que el del macho y es menos aprovechable.

PLACER PARA UNOS, TRAGEDIA PARA OTROS

¿Cómo puede, el simple placer de comerse un hígado, justificar que se imponga una vida tan terrible a un ser vivo que, como nosotros, puede sentir el dolor y la angustia? ¿Tenemos derecho a permanecer sordos ante este sufrimiento, y a no dar la cara contra esta esclavitud inmoral, sólo porque pertenecen a otra especie?

Hay leyes que protegen a los animales contra la tortura y la crueldad. Hay un quebrantamiento deliberado de estas leyes en el caso de los 30 millones de animales que cada año se usan para el foie gras, sobre todo en Francia. Nos dicen que el “sufrimiento necesario” es aceptable. Pero consumir este producto es absolutamente innecesario. Nadie, ni siquiera lo que se lucran de este comercio, puede afirmar lo contrario.

El precio por kilo del foie gras va bajando en el mercado para el bolsillo de los compradores, mientras que los animales, con el martirio deliberado de su cuerpo, lo pagan muy caro cada día.

Francia también está pagando caro por el foie gras; se ve como un país reaccionario comparado con aquellos otros en lo que está prohibida la producción. ¿Pero cómo podéis decir que es una tradición de alta cultura esa costumbre bárbara de meterle un embudo o un tubo de goma por la garganta a un animal enjaulado?

FUENTE: http://www.altarriba.org/

——————————————————————————————————————–

**************************************************************************************

¿¿DIFERENCIA ENTRE EL PATE Y EL FOIE GRAS???

El paté, mezcla de ingredientes

Para elaborar paté es necesaria la presencia de diferentes ingredientes, condimentos y aditivos que se tratan por calor, y que dan a este derivado cárnico el sabor, la textura y la consistencia deseados. Su elaboración requiere una mezcla de vísceras, y es el hígado la que suele caracterizar al producto, aunque no siempre es el ingrediente más abundante. Además, el paté incorpora diversos ingredientes: carne de distintos animales (principalmente de cerdo), leche, harinas, condimentos, especias y aditivos que ayudan a lograr la consistencia buscada.

Aunque este producto se conoce con el nombre de «paté», la forma correcta de denominarlo es «pasta» o «paté de hígado», seguido del nombre del animal del que procede. Por lo general, los más abundantes suelen ser los patés de hígado de cerdo, seguidos de los de hígado de pato.

FUENTE: http://www.consumer.es/

****************************************************************************************************************

A esta altura ya sabemos qué es pate y qué es foie gras.
No sé si habré comido foie gras o no, pero el día que me enteré cómo se hace, dejé de comer paté y picadillo.
No creo haber comido foie gras, debe ser caro, la próxima vez que vaya al supermercado voy a ver si venden.

Los ojos de una persona son muy expresivos, nos delatan, los ojos no mienten, no esconden nuestro sentir, en
una foca, pato, rana, elefante, toro, ganso, es lo mismo. Porque sienten. Porque sus ojos lo demuestran. Porque
son seres vivos con sentimientos y con formas de expresarse. Mi pregunta es, ¿cómo carajo hace el asesino que
trabaja ahí metiendole tubos, controlando, o lo que sea que haga, para seguir haciendo lo mismo una y
otra vez?
¿Se olvida de esos ojos algún día, de esa expresión de dolor y tristeza?
¿Es necesario el foie gras? Para los bolsillos dependientes de esta masacre obvio que sí, productores y
capitalistas, comerciantes, no se salva nadie eh de esto.
Pero bue…está en cada uno. La información está al alcance de todos, sólo hace falta abrir un poquito los ojos, y
dejar de mirar, y de una vez por todas empezar a ver.

Cheli

Anuncios

Muerte de Carlo Giuliani

…Simplemente para que no haya olvido, la historia de Carlo Giuliani…


CARLO GIULIANI

Carlo Giuliani (14 de marzo de 1978 – 20 de julio de 2001) fue un activista italiano simpatizante del movimiento antiglobalización. El 20 de julio de 2001 murió tras recibir un disparo efectuado por un carabinero y ser atropellado por el vehículo en retirada en la Via Caffa de Génova durante la Contracumbre del G8 en Génova. Las circunstancias de su muerte y la investigación subsiguiente generaron una gran polémica internacional, y actualmente siguen siendo discutidas.

1. La Víctima – Carlo Giuliani, 23 años.
Vivía en un edificio okupa en Génova y trabajaba con el Centro Social del Noreste. Se llevaba bien con sus padres, a los que les dijo que posiblemente no fuera a las manifestaciones y que en vez iria a la playa. Tenía antecedentes penales por insultar a un oficial de policía.

2. El coche policial había chocado contra un cubo de basura de metal volcado a un costado de la calle. Suceden dos cosas: por un lado los manifestantes se acercan al vehiculo, y por otro lado se ve claramente el extintor, que es arrojado contra ellos por la ventana trasera rota.
En primer lugar es dificil que el extintor pertenezca a los manifestantes, ya que es muy pesado para llevar corriendo. Y más aún, no cae dentro del vehiculo, como uno espera que suceda si se arrojara hacia o contra la ventana.
En el fondo de la foto, el carabiniero de la derecha llama pidiendo refuerzos, los cuales están a menos de treinta metros.

4. El manifestante de la sudadera azulada ha visto que el policía le apuntaba con la pistola e intenta alejarse del coche policial.
Se puede ver a Carlo Giuliani comenzando a levantar el extintor. Es muy posible que el policía de la pistola siga sin haber visto a Carlo, que además de estar agachado, tiene justo delante de él al otro manifestante, el cual está a punto de tropezar con el extintor. Los manifestantes del fondo que están con el tablón de madera no parecen haberse dado cuenta de que el policía ha sacado su arma.

5. Aquí vemos cómo el manifestante de la sudadera azulada ya ha caido. Los del tablón parecen estar listos para huir (lo han sacado de la ventana y se han dado la vuelta). Carlo Giuliani termina de levantar el extintor en el instante en que sería visto por primera vez con claridad por el policía de la pistola. Este es el instante en que se efectúa el disparo.

Foto 13

6. Foto 5 ampliada. Carlo está mirando posiblemente hacia el policía que le apunta. Tiene el extintor en sus manos justo delante de su cara. Hasta este momento no parece que fuera a arrojarlo, ya que la posición de sus brazos es más defensiva que ofensiva.
Aún así el policía dispara, pero no para “defenderse” de Carlo ya que en los pocos segundos que dura toda la acción, varios manifestantes atacan el coche (al menos otro también fue justo antes apuntado por el policía) y Carlo aparentemente recibe el disparo prácticamente en el mismo momento de ser visto.
Pareciera más bien que fue un acto indiscriminado. El policía iba a disparar, y Carlo fue muerto por encontrarse en ese instante más cerca del coche.
No fue autodefensa, fue asesinato.

7. Carlo cae al suelo. La sangre está saliendo de su ojo izquierdo, aparentemente el lugar de entrada de la bala. La fuerza de la bala lo hizo girar antes de caer. Según algunas versiones recibió dos disparos (otro en la frente).
Justo en ese momento otro activista se agacha a coger una piedra cuando se da cuenta de que Carlo ha sido disparado.

Foto 5

8. La parte delantera del Land Rover se encuentra todavía empotrado contra el cubo de basura. Los manifestantes huyen ante la posibilidad de que el policía siga disparando.

9. El conductor da marcha atrás girando el volante, y la rueda trasera pasa por encima del estómago de Carlo.

Foto 7

10. El coche policial avanza volviendo a pasar por encima de Carlo, esta vez aplastándole los muslos.
El coche se mueve sólo unos pocos metros, y se puede observar a los resfuerzos policiales con ropa antisiturbios. ¿Si estaban tan cerca del Land Rover, existía realmente la necesidad de disparar? ¿Existía además la necesidad de luego atropellar a Carlo tan salvajemente? Observen que el policía de la izquierda se lleva las manos al casco, en actitud de shock. Al policía que hizo el disparo se lo ve en la parte de atrás del vehículo (parece que llevara un pasamontañas que se pone debajo de la máscara antigas de los carabinieros).

11. En esta ampliación podemos ver que el orificio de entrada de la bala es el ojo izquierdo, y el probable de salida detrás de la sien izquierda.

12. Varios manifestantes corren hacia Carlo e intentan evitar que se desangre. Ya ha derramado más de un litro de sangre por fuera, y seguro mucho más dentro de la cavidad craneal.

13. Alguien ha puesto a Carlo lo que podría ser una chaqueta. Los enfrentamientos continúan, y un manifestante trata de retirar del medio el cuerpo de Carlo mientras otro aparentemente le recrimina la falta de cuidado.

Foto 10

14. Alguien ha puesto un pañuelo o venda bajo la cabeza de Carlo.
Según los informes, policías y manifestantes se enfrentaron durante varias horas muy cerca del cuerpo de Carlo. Podemos observar que la vestimenta de este grupo de antidisturbios es distinta a la de las fotos 2 y 10.

15. Cuando los policías consiguen formar un cerco al rededor del cuerpo de Carlo, se acerca el personal sanitario. Le desvisten desde la cintura y le quitan el pasamontañas. Ya no se puede hacer nada. Una enfermera se lleva las manos a la cabeza en actitud de desesperación.

16. Podemos ver cómo el estómago y los muslos se encuentran hundidos por efecto del atropello.

¿Cómo Siguió?

Primeras reacciones internacionales

Poco después de ser informado de la muerte de Carlo Giuliani, el entonces presidente de Francia Jacques Chirac“cientos de miles de personas no se molestan a menos que haya un problema en sus corazones y espíritus”. En Estados Unidos, la Casa Blanca emitió una concisa declaración comunicando que el presidente George W. Bush había sido informado de la situación, y lo citaba diciendo que la muerte es trágica,y que la violencia fue “altamente lamentable”.[9] Después de tener conocimiento de la muerte del manifestante, hicieron aparición un ceniciento Silvio Berlusconi, junto al presidente de la república Carlo Azeglio Ciampi, quien habló en nombre de los dos acerca de su dolor por la muerte de Giuliani. declaraba a la prensa que

En contraste con las primeras declaraciones del por entonces primer ministro británico Tony Blair, que rechazaba condenar a las autoridades italianas por el modo de manejar la situación en Génova, el ministro inglés para asuntos europeos, Peter Hain, declaró a Sky News que eran indefendibles las acciones de la policía, disparando y matando a alguien.[10] Berlusconi afirmaba que “tenemos que distinguir entre los profesionales de la guerrilla y los manifestantes pacíficos”, que expresan su rechazo a un sistema económico-político determinado,[11] al tiempo que Vittorio Agnoletto, portavoz del Foro Social de Génova, denunciaba la represión usada contra los pacifistas, mientras unos miles de anarquistas mantenían en vilo la ciudad durante tres días.

El Papa Juan Pablo II, que frecuentemente se había dirigido a los líderes del G8 para que hicieran más por la pobreza en el mundo, deploraba la violencia en Génova, diciendo que sentía “tristeza y dolor” por la “hostilidad” que había explotado en la ciudad.[12]

Seis días después de la muerte de Carlo Giuliani, la BBC destacaba la dureza habitual de los los carabinieri en sus intervenciones, y que muchos de los presentes en el incidente (entre ellos el propio Placanica) eran jóvenes realizando su servicio militar, sin experiencia en este tipo de situaciones. También informaba que en la prensa italiana se hablaba de que “se había dado permiso desde “las alturas” a la policía para un ataque de represalia contra los manifestantes” y que primeros informes apuntaban que se habría azuzado a los soldados con cuentos de ataques terroristas y posibles ataques con sangre contaminada con SIDA, entre otras historias.[13]

Investigación judicial

Todos los cargos en contra del carabiniero que disparó, Mario Placanica, fueron retirados cuando la juez que presidía el caso, Elena Daloiso, llegó a la conclusión de que la bala que golpeó a Giuliani no iba directamente encaminada a él y había “rebotado en yeso”.[14] La juez dictaminó que Placanica había actuado en legítima defensa, y el caso no llegó a juicio.[15] La resolución de la juez Elena Daloiso, que ya había sido objeto de fuertes críticas, fue muy discutida por la prensa, así como el no haber procesado al conductor del Land Rover por haber atropellado a Giuliani sobre la base de que el mismo ya estaba muerto. Los médicos que atendieron a Giuliani después de que fuera atropellado declararon que su corazón seguía latiendo,[16] lo cual fue confirmado más tarde por el profesor Marco Salvi durante el juicio que se celebró en Génova contra algunos de los manifestantes, presuntamente involucrados en los enfrentamientos el mismo día que Giuliani fue asesinado. El profesor Marco Salvi, médico forense, había actuado previamente como consultor para Silvio Franz, el fiscal que llevó el caso contra Mario Placanica, y declaró en el posterior juicio de Génova que Giuliani había sido víctima de un “impacto directo”, contradiciendo así el “cambio de rumbo de la bala” en que se basó la decisión de no juzgar a Placanica.[17]

Placanica cambió su versión de los hechos en cuatro ocasiones, y a finales de 2003 declaró al diario de Bolonia Il Resto del Carlino: “he sido utilizado para encubrir la responsabilidad de otros”. Denunciaba que la escena de la muerte “fue contaminada para ocultar pruebas relevantes”, destacaba que la bala encontrada en el cuerpo de Giuliani no se corresponde con la munición utilizada por los carabinieri, y declaraba que el disparo mortal había llegado desde algún lugar del exterior, de las fuerzas del orden en la plaza.[18]

Después de hacer esta declaración, Placanica sufrió un accidente de coche que sus abogados calificaron de “sospechoso”.[19] Estando de baja por enfermedad -una depresión aparentemente ocasionada por los sucesos en cuestión- y después de haber visitado a su abogado para denunciar que sospechaba que alguien estaba manipulando su auto, su auto perdió el control, se salió del camino y chocó. Platanica sufrió heridas graves que podrían haberle ocasionado una parálisis permanente. El padre de Carlo Giuliani declaró que no descartaba la posibilidad de que el accidente hubiera sido provocado, y que “tanto él como su mujer hacía tiempo que temían por la vida del joven policía”, puesto que “sus declaraciones contradictorias indicaban que el 20 de julio pasó algo distinto a lo que nos han hecho creer”.[14] Placanica fue mantenido en aislamiento tras el incidente, y no se permitió a sus padres visitarlo en el hospital[16] .

En abril de 2005, Placanica fue licenciado de los carabinieri, por “no ser apto para el servicio” debido a una enfermedad derivada del servicio. El abogado de Placanica comentó que eran “motivos psíquicos”.

Glosario

Carabinieri:El Arma dei Carabinieri es un cuerpo de seguridad del Estado italiano. El Arma dei Carabinieri también es una de las cuatro fuerzas armadas de Italia. Tiene estatus de policía militar.

————————————————————————————————————————————————–

Opinión

Si bien parece que no estaba siendo tan pacífico todo, ¿era necesario usar un arma de fuego? Si era realmente en defensa el uso del arma, si lo que quería el carabinieri era defenderse, no bastaba con bajarse del coche e ir con la policía que estaba a menos de 30 metros??? Se bajaba el conductor y el que disparó por la puerta del conductor y listo, si los policías a pie estaban cerca!
Se justifica que las autoridades que estaban en la manifestación hagan uso de la fuerza, porque tampoco van a dejarse apedrear sin hacer nada, pero era necesario el uso del arma de fuego??? Era necesario dispararle en el ojo a un manifestante??? No bastaba con darle a alguno en el pie??? o un disparo al piso, o al aire??? Si cuando la gente vio a Carlo en el piso, baleado, se dispersó unos instantes; no podían dispararar a otro lado que no sea el ojo!
No justifico para nada el uso del arma de fuego, pero supongamos que alguien demuestra que era necesario disparar el arma al menos una vez. Bueno, ¿era necesario pasar por encima del cuerpo 2 veces? ¡¡¡era necesario!!???
Una mierda que no sólo pasa en el tercer mundo, las injusticias.

Cheli

**************************************************************************************

Noticias: Boquita!

16:19 | BOCA:

Se anota el Patrón

“Mi nombre se ha tenido en cuenta. Mi referencia puede ir de la mano de Bianchi”, dijo Bermúdez desde Colombia. Aclaró que Ischia es su amigo y de paso le pegó a Macri.

<!–
var mm1840712 = Array( ‘mm1840712g’);
// –>

En su partido despedida, con los colores de Boca en la camiseta. Sueña con volver al club.

<!–
foto = new Galeria( document.images[“Foto”], Array(‘/diario/2009/05/23/futbollocal/thumb/patron.jpg’), document.getElementById(“FotoEpigrafe”), Array(‘En su partido despedida, con los colores de Boca en la camiseta. Sueña con volver al club.’), document.getElementById(“vinculoFoto”), Array(‘1091104’), document.getElementById(“numeroFoto”) ); foto.setFoto(0);
// –> Como siempre, luego de una eliminación como la que sufrió Boca el jueves, comienza la danza de nombres para suceder al técnico. A pesar de que en su momentó criticó duramente a la dirigencia, el que ahora se postuló es Jorge Bermúdez. El central colombiano, que ganó seis títulos en tres años con el actual manager Carlos Bianchi como DT, admitió que hubo sondeos desde el club.

“Si en un momento se deciden por mí es porque conocen mi carácter, saben mi jerarquía, lo que entregué y lo que brindo como persona. Mi referencia puede ir de la mano de Carlos Bianchi”, declaró Bermúdez, de 37 años, a Radio Caracol de su país. El Patrón destacó: “Mi nombre se ha tenido en cuenta y tengo muy claro lo que soy, lo que tengo, para donde voy y espero que Dios guíe mi camino y sea donde mejor vaya a estar”.

Igualmente Bermúdez aclaró que “si se da la designación bienvenida y en caso contrario, hay un camino por recorrer”. Pero parece que se acordó quién es el actual técnico y para no quedar como un irrespetuoso, explicó: “Ahora hablar de Boca es un poco incómodo, nadie puede disfrutar la situación que encara el profesor Carlos Ischia quien es mi amigo”.

No se quedó ahí el colombiano, también le pegó a Mauricio Macri, presidente de Boca durante su paso, y con quien tuvo algunos roces. “Seguramente quienes están ahora no lo quieren mucho”, opinó. “Lo importante es tener el eje central claro, que es el entrenador, que aglutine, que sume, que evite las diferencias para que las cosas salgan mejor cada día”.

Bermudéz llegó a Boca en 1997 proveniente desde el Benfica de Portugal, cuando Veira todavía era el entrenador. Luego, con la llegada de Bianchi y su consolidación, logró el Apertura en 1998 y 2000 y el Clausura en 1999. Fue bicampeón de la Copa Libertadores en 2000 y 2001, ganando además la Intercontinental en 2000. Su carrera como técnico es corta: en la 2007/08 dirigió al Depor Fútbol Club de la segunda división y luego se fue al Deportivo Pasto, pero tuvo que irse por los malos resultados.

Publicado en Deporte. Etiquetas: , , . Leave a Comment »

Revuelta de Haymarket

Este artículo complementa bastante con el “1 de Mayo: Día de los Trabajadores”, recomiendo leer los dos, primero ese del 1 de mayo y después éste de la revuelta de haymarket.

******************************************************************************************************

El incidente de Haymarket o revuelta de Haymarket fue un hecho histórico que tuvo lugar en Haymarket Square (Chicago, Estados Unidos) el 4 de mayo de 1886 y que fue la gota que rebalsó el vaso, en una serie de protestasobreros en huelga, para reivindicar la jornada laboral de ocho horas. Durante una manifestación pacífica una persona desconocida lanzó una bomba a la policía que intentaba disolver el acto de forma violenta. Esto desembocó en un juicio, años después calificado de ilegítimo y deliberadamente malintencionado, hacia ocho trabajadores anarquistas socialistas:

que desde el 1 de mayo se habían producido en respaldo a los cinco de ellos fueron condenados a muerte (uno de ellos se suicidó antes de ser ejecutado).
tres fueron recluidos.
Fueron denominados Mártires de Chicago por el movimiento obrero.

Posteriormente este hecho dio lugar a la conmemoración del 1 de mayo, originalmente por parte del movimiento obrero, y actualmente considerado en la gran mayoría de los países democráticos (exceptuando los Estados Unidos, el Reino Unido y el Principado de Andorra), el Día internacional de los trabajadores.

martires_haymarket

El Contexto

Los hechos que dieron lugar a esta revuelta están contextualizados en los albores de la revolución industrial en los Estados Unidos. A fines del siglo XIX Chicago era la segunda ciudad de EE.UU. Del oeste y del sudeste llegaban cada año por ferrocarril miles de ganaderos desocupados, creando las primeras villas humildes que albergarían a cientos de miles de trabajadores. Además, estos centros urbanos acogieron a emigrantes venidos de todo el mundo a lo largo del siglo XIX.

La reivindicación de la jornada laboral de ocho horas

Una de las reivindicaciones básicas de los trabajadores era la jornada de ocho horas. El hacer valer la máxima ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa. En este contexto se produjeron varios movimientos. En 1829 se formó un movimiento para solicitar a la legislatura de Nueva York la jornada de ocho horas. Anteriormente existía una ley que prohibía trabajar más de dieciocho horas, salvo caso de necesidad. Si no había tal necesidad, cualquier funcionario de una compañía de ferrocarril que hubiese obligado a un maquinista o fogonero a trabajar jornadas de dieciocho horas diarias debía pagar una multa de veinticinco dólares.

El movimiento sindical en Canadá inició una campaña similar a partir de 1872 a favor del día laboral limitado y de los derechos sindicales, que se obtuvieron en la década de los 1870 en ese país.

La mayoría de los obreros estaban afiliados a la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo, con una importante influencia anarquista, pero tenía más preponderancia la American Federation of Labor (Federación Americana del Trabajo). En su cuarto congreso, realizado el 17 de octubre de 1884, había resuelto que desde el 1 de mayo de 1886 la duración legal de la jornada de trabajo debería ser de ocho horas. En caso de no obtener respuesta a este reclamo, se iría a una huelga. Recomendaba a todas las uniones sindicales a tratar de hacer promulgar leyes con ese contenido en todas sus jurisdicciones. Esta resolución despertó el interés de todas las organizaciones, que veían que la jornada de ocho horas posibilitaría obtener mayor cantidad de puestos de trabajo (menos desocupación). Esos dos años acentuaron el sentimiento de solidaridad y acrecentó la combatibilidad de los trabajadores en general.

En 1886, el presidente de Estados Unidos Andrew Johnson promulgó la llamada Ley Ingersoll, estableciendo las ocho horas de trabajo diarias. Al poco tiempo, diecinueve estados sancionaron leyes que permitían trabajar jornadas máximas de ocho y diez horas (aunque siempre con cláusulas que permitían hacer trabajar a los obreros entre catorce y dieciocho horas). Las condiciones de trabajo eran similares, y las condiciones en que se vivía seguían siendo insoportables.

Como la Ley Ingersoll no se cumplió las organizaciones laborales y sindicales de Estados Unidos se movilizaron. La prensa calificaba el movimiento en demanda de las ocho horas de trabajo como “indignante e irrespetuoso“, “delirio de lunáticos poco patriotas“, y manifestando que era “lo mismo que pedir que se pague un salario sin cumplir ninguna hora de trabajo

Los Hechos

La convocatoria de huelga

La Noble Orden de los Caballeros del Trabajo (la principal organización de trabajadores en EE.UU.) remitió una circular a todas las organizaciones adheridas donde manifestaba: “Ningún trabajador adherido a esta central debe hacer huelga el 1° de mayo ya que no hemos dado ninguna orden al respecto“. Este comunicado fue rechazado de plano por todos los trabajadores de EE.UU. y Canadá, quienes repudiaron a los dirigentes de la Noble Orden por traidores al movimiento obrero.

En la prensa del día anterior a la huelga, el 29 de abril de 1886, se podía leer: “Además de las ocho horas, los trabajadores van a exigir todo lo que puedan sugerir los más locos anarco-socialistas“.
El New York Times decía:

Las huelgas para obligar al cumplimiento de las ocho horas pueden hacer mucho para paralizar nuestra industria, disminuir el comercio y frenar la renaciente prosperidad de nuestra nación, pero no lograrán su objetivo.

El Filadelfia Telegram decía:

El elemento laboral ha sido picado por una especie de tarántula universal y se ha vuelto loco de remate: piensa precisamente en estos momentos en iniciar una huelga por el logro del sistema de ocho horas.

El Indianápolis Journal decía:

Los desfiles callejeros, las banderas rojas, las fogosas arengas de truhanes y demagogos que viven de los impuestos de hombres honestos pero engañados, las huelgas y amenazas de violencia, señalan la iniciación del movimiento.

1 de mayo, inicio de la huelga

El 1 de mayo de 1886, 200.000 trabajadores iniciaron la huelga, mientras que otros 200.000 obtenían esa conquista con la simple amenaza de paro.

En Chicago donde las condiciones de los trabajadores eran mucho peor que en otras ciudades del país las movilizaciones siguieron los días 2 y 3 de mayo. La única fábrica que trabajaba era la fábrica de maquinaria agrícola McCormick que estaba en huelga desde el 16 de febrero porque querían descontar a los obreros una cantidad para la construcción de una iglesia. La producción se mantenía a base de esquiroles. El día 2 la polícia había disuelto violentamente una manifestación de más de 50.000 personas y el día 3 se celebraba una concentración en frente de sus puertas, cuando estaba en la tribuna el anarquista August Spies sonó la sirena de salida de un turno de rompehuelgas. Los concentrados se lanzaron sobre los scabs (amarillos) comenzando una pelea campal. Una compañía de policías, sin aviso alguno, procedió a disparar a quemarropa sobre la gente produciendo seis muertos y varias decenas de heridos.

Adolph Fischer, redactor del periódico Arbeiter Zeitung, corrió hacia la imprenta del periódico para imprimir 25.000 octavillas (hecho que luego se utilizaría como principal prueba acusatoria en el juicio que lo llevó a la horca). Las mismas proclamaban:

Trabajadores: la guerra de clases ha comenzado. Ayer, frente a la fábrica McCormick, se fusiló a los obreros. ¡Su sangre pide venganza!
¿Quién podrá dudar ya que los chacales que nos gobiernan están ávidos de sangre trabajadora? Pero los trabajadores no son un rebaño de carneros. ¡Al terror blanco respondamos con el terror rojo! Es preferible la muerte que la miseria.

Si se fusila a los trabajadores, respondamos de tal manera que los amos lo recuerden por mucho tiempo.

Es la necesidad lo que nos hace gritar: ¡A las armas!.

Ayer, las mujeres y los hijos de los pobres lloraban a sus maridos y a sus padres fusilados, en tanto que en los palacios de los ricos se llenaban vasos de vino costosos y se bebía a la salud de los bandidos del orden…

¡Secad vuestras lágrimas, los que sufrís!

¡Tened coraje, esclavos! ¡Levantaos!.

La proclama terminaba convocando un acto de protesta para el día siguiente, el 4 de mayo, a las cuatro de la tarde, en Haymarket Square. Se consiguió un permiso del alcalde Harrison para hacer un acto a las 19.30.

4 de mayo, día de la revuelta

El 4 de mayo a las 21:30 el alcalde, quien estuvo presente en en el acto de Haymarket Square para garantizar la seguridad de los obreros, dio por terminado éste. Pero el mismo siguió con gran parte de la concurrencia (más de 20.000 personas). El inspector de la policía John Bonfield consideró que habiendo terminado el acto no debía permitir que los obreros siguieran en ese lugar, y junto a 180 policías uniformados avanzó hacia el parque y empezó a reprimirlos. De repente estalló entre los policías un artefacto explosivo que mató a un oficial de nombre Degan y produjo heridas en otros. La policía abrió fuego sobre la multitud, matando e hiriendo a un número desconocido de obreros. Se declaró el estado de sitio y el toque de queda, y en los días siguientes se detuvo a centenares de obreros, los cuales fueron golpeados y torturados, acusados del asesinato del policía. Se realizaron cantidad de allanamientos y se fabricaron descubrimientos de arsenales de armas, municiones, escondites secretos y hasta “un molde para fabricar torpedos navales”.

La campaña de prensa

La prensa en general se plegó a la represión y realizó una campaña apoyando y animando la misma con columnas como esta:

Qué mejores sospechosos que la plana mayor de los anarquistas. ¡A la horca los brutos asesinos, rufianes rojos comunistas, monstruos sanguinarios, fabricantes de bombas, gentuza que no son otra cosa que el rezago de Europa que buscó nuestras costas para abusar de nuestra hospitalidad y desafiar a la autoridad de nuestra nación, y que en todos estos años no han hecho otra cosa que proclamar doctrinas sediciosas y peligrosas!.

La prensa reclamaba un juicio sumario por parte de la Corte Suprema, y responsabilizando a ocho anarquistas y a todas las figuras prominentes del movimiento obrero. Se continuó con la detención de cientos de trabajadores en calidad de sospechosos.

El juicio

El 21 de junio de 1886, se inició la causa contra 31 responsables, siendo luego reducido el número a 8. Pese a que el juicio fue en todo momento una farsa y se realizó sin respetar norma procesal alguna, la prensa amarilla sostenía la culpabilidad de todos los acusados, y la necesidad de ahorcar a los extranjeros. Aunque nada pudo probarse en su contra, los ocho de Chicago fueron declarados culpables, acusados de ser enemigos de la sociedad y el orden establecido. Tres de ellos fueron condenados a prisión y cinco a la horca.

En la actualidad se considera que su juicio estuvo motivado por razones políticas y no por razones jurídicas, es decir se juzgó su orientación política libertaria y su condición de obreros rebeldes, más no el incidente en sí mismo.

Las condenas

Prisión

  • Samuel Fielden (inglés, 39 años, pastor metodista y obrero textil, condenado a cadena perpetua).
  • Oscar Neebe (estadounidense, 36 años, vendedor, condenado a quince años de trabajos forzados).
  • Michael Schwab (alemán, 33 años, tipógrafo, condenado a cadena perpetua):
    Hablaré poco, y seguramente no despegaría los labios si mi silencio no pudiera interpretarse como un cobarde asentimiento a la comedia que se acaba de desarrollar. Lo que aquí se ha procesado es la anarquía, y la anarquía es una doctrina hostil opuesta a la fuerza bruta, al sistema de producción criminal y a la distribución injusta de la riqueza. Ustedes y sólo ustedes son los agitadores y los conspiradores.

    Michael Swabb

Muerte en la horca

El 11 de noviembre de 1887 se consumó la ejecución de:

  • Georg Engel (alemán, 50 años, tipógrafo).
  • Adolf Fischer (alemán, 30 años, periodista):
    Solamente tengo que protestar contra la pena de muerte que me imponen porque no he cometido crimen alguno… pero si he de ser ahorcado por profesar mis ideas anarquistas, por mi amor a la libertad, a la igualdad y a la fraternidad, entonces no tengo inconveniente. Lo digo bien alto: dispongan de mi vida

    Adolf Fischer
  • Albert Parsons (estadounidense, 39 años, periodista, esposo de la mexicana Lucy González Parsons aunque se probó que no estuvo presente en el lugar, se entregó para estar con sus compañeros y fue juzgado igualmente):
    El principio fundamental de la anarquía es la abolición del salario y la sustitución del actual sistema industrial y autoritario por un sistema de libre cooperación universal, el único que puede resolver el conflicto que se prepara. La sociedad actual sólo vive por medio de la represión, y nosotros hemos aconsejado una revolución social de los trabajadores contra este sistema de fuerza. Si voy a ser ahorcado por mis ideas anarquistas, está bien: mátenme.

    Albert Parsons
  • Hessois Auguste Spies (alemán, 31 años, periodista):
    Honorable juez, mi defensa es su propia acusación, mis pretendidos crímenes son su historia. […] Puede sentenciarme, pero al menos que se sepa que en el estado de Illinois
    ocho hombres fueron sentenciados por no perder la fe en el último triunfo de la libertad y la justicia

    Hessois Auguste Spies
  • Louis Linng (alemán, 22 años, carpintero) para no ser ejecutado se suicidó en su propia celda:
    No, no es por un crimen por lo que nos condenan a muerte, es por lo que aquí se ha dicho en todos los tonos: nos condenan a muerte por la anarquía, y puesto que se nos condena por nuestros principios, yo grito bien fuerte: ¡soy anarquista! Los desprecio, desprecio su orden, sus leyes, su fuerza, su autoridad. ¡Ahórquenme!

    Louis Linng

******************************************************************************************************

Bueno gente, espero hayan aprendido algo más, es un informe bastante copado que nos cede la wikipedia, muy copado. Por sobre todo, aprender y enseñar.
Salud!


Buenos Aires Stencil

Mira vos…buscando algo sobre lanata, encontré este documental sobre el uso del stencil en buenos aires, muy copado.

En menos de media hora podés aprender algo, seguro seguro….y sino, le devolvemos su dinero! ja!!!

Interesante che!

Dirección y edición:      AMELIE LAMBERT

fuente: http://www.bsasstencil.com.ar/